Latest Entries »

Minuto 46 de un partido de Primera División. El arbitro pita el final de la primera parte y comienzan esos 15 minutos de descanso que sirven para la típica visita al servicio, la preparación de la cena o simplemente para levantarte del sofá y que no se te queden dormidas las piernas.

Esto es lo que normalmente sucede pero hoy ha sucedido algo distinto. Una publicidad llama mi atención y aquí empieza el “lavado de cerebro”. Frases como “Pelea por lo que quieres” o “Súmate al cambio” son cada vez más habituales en la típica charla del transporte público o en los debates de la “caja tonta”; cada vez está más cerca el día ¿del cambio?

Soy de la idea de que para que cambie la situación, tiene que cambiar la gente, la mentalidad y el estado anímico. No saldremos de esta situación hasta que no nos demos cuenta de que estamos así por permitir que personas como fulanito o menganito nos digan en cada momento qué hacer, qué decir o cómo actuar. Por eso digo yo que tenemos que cambiar, primero nosotros, y luego el resto del mundo (por muy idealista que suene…)

El qué sucederá no lo puede saber nadie. Yo me mantengo totalmente escéptico, habrá que esperar dos semanas más para desvelar el rumbo de este país desolado por la incertidumbre, atontado por la indiferencia y expectante por el futuro inminente.


AMOR Y PENSAMIENTO, MATY…

A medida que van pasando los días cada vez sale más información sobre la “victoria de la democracia”: la captura y ejecución de Muamar el Gadafi.

Curioso como los nombres y los conceptos se mezclan y entendemos por victoria una muerte de un ser humano (o al menos un ser). Lo estaba hablando anteriormente con un compañero de clase, pueden atribuirsele todos los adjetivos posibles y ninguno precisamente bueno, pero también las informaciones que hemos recibido sobre su dictadura nos han llegado de manos de informaciones moderadas por una cultura occidental.

No digo que hubiéramos tenido que vivir la dictadura “in situ”, solamente pongo de relieve las circunstancias en las que obtenemos la información, y que desde mi punto de vista hay demasiados intereses ocultos ( y no tan ocultos: la explotación del petróleo del país…)

La gran pregunta que nos hacemos todos ahora mismo es: ¿y ahora qué? ¿cuál es el siguiente país al que vamos a entrar por la fuerza?¿a quién capturamos ahora bajo la bandera de la libertad? Triste…

Curioso que esos que defienden la libertad defiendan (con sus actuaciones, no con sus discursos) la privación de la vida de esos que ellos consideran enemigos de la “democracia”.

Es realmente triste el odio que se respira en los fanáticos y más triste es el sentimiento de justiciero del llamado “Primer Mundo” ¿no os parece? ¿debemos sentirnos orgullosos de pertenecer a ese “mundo desarrollado”?

Pregunta que surgió en nuestra conversación fue: ¿debemos dejar entonces que los fanáticos sigan propagando su mensaje de odio e ira hacia el mundo occidental? He de decir que mi respuesta fue el silencio seguido de un gesto de duda al levantar los hombros y agachar la mirada.

Entré en un estado de tristeza profunda y pánico al no saber responder. La respuesta éticamente correcta habría sido: “debería haber paz y diálogo entre las dos partes”; pero todos sabemos que tanto una parte como la otra son fanáticas y no ceden un centímetro de terreno. ¿Qué decir en una encrucijada así? ¿Tenéis alguna respuesta?

Yo, por mi parte, la sigo buscando

Amor y Pensamiento, Maty…

Siempre me ha parecido que el tema de la muerte nos resulta incómodo, tabú podríamos llegar a afirmar. Hoy reflexionemos un poco sobre la cuestión de mano de uno de los grandes personajes literarios españoles: Gustavo Adolfo Bécquer.

Este me parece un poema digno de leerse una y otra vez. Debemos preguntarnos a nosotros mismos de qué tenemos miedo, ¿de la muerte o del miedo a estar solos? Pensadlo por un momento. A veces se llegan a conclusiones sorprendentes. La mía es que tenemos miedo a estar solos, a no tener a nadie a nuestro lado en el momento final.

Mi hermano de alma me dice muchas veces que tenemos a Dios y es realmente interesante ver la tranquilidad de su corazón sabiendo esto. ¿Vosotros qué opináis?

Amor y Pensamiento, Maty…


"CERRARON SUS OJOS" - BÉCQUER


    “Cerraron sus ojos,
    que aún tenía abiertos;
    taparon su cara
    con un blanco lienzo,
    y unos sollozando,
    y otros en silencio,
    de la triste alcoba
    todos se salieron.

    La luz, que en un vaso
    ardía en el suelo,
    al muro arrojaba
    la sombra del lecho,
    y entre aquella sombre
    veíase a intervalos
    dibujarse rígida
    la forma del cuerpo.

    Despertaba el día,
    y a su albor primero,
    con sus mil ruïdos
    despertaba el pueblo.
    Ante aquel contraste
    de vida y misterios,
    de luz y tinieblas,
    medité un momento:
    ¡Dios mío, que solos
    se quedan los muertos!

    De la casa, en hombros,
    lleváronla al templo,
    y en una capilla
    dejaron el féretro.
    Allí rodearon
    sus pálidos restos
    De amarillas velas
    Y de páños negros.

    Al dar de las ánimas
    el toque postrero,
    acabó una vieja
    sus últimos rezos;
    cruzó la ancha nave,
    las puertas gimieron
    y el santo recinto
    quedóse desierto.

    De un reloj se oía
    compasado el péndulo,
    y de algunos cirios
    el chisporroteo.
    Tan medroso y triste,
    tan oscuro y yerto
    todo se encontraba,
    que pensé un momento:
    ¡Dios mío, que solos
    se quedan los muertos!

    De la alta campana
    la lengua de hierro
    le dio volteando
    su adiós lastimero.
    El luto en las ropas,
    amigos y deudos
    cruzaron en fila
    formando cortejo.

    Del último asilo,
    oscuro y estrecho,
    abrió la piqueta
    el nicho a un extremo.
    Allí la acostaron,
    tapiáronla luego,
    y con un saludo
    despidióse el duelo.

    La piqueta al hombro,
    el sepulturero,
    cantando entre dientes,
    se perdió a lo lejos.
    La noche se entraba,
    Reinaba el silencio;
    Perdido en las sombras,
    Medité un momento:
    ¡Dios mío, qué solos
    se quedan los muertos!

    En las largas noches
    del helado invierno,
    cuando las maderas
    crujir hace el viento
    y azota los vidiros
    el fuerte aguacero,
    de la pobre niña
    a solas me acuerdo.

    Allí cae la lluvia
    Con un son eterno;
    Allí la combate
    El soplo del cierzo;
    Del húmedo muro
    Tendida en el hueco,
    ¡acaso de frío
    se hielan sus huesos!

    ¿Vuelve el polvo al polvo?
    ¿Vuela el alma al cielo?
    ¿Todo es vil materia,
    podredumbre y cieno?
    ¡No sé; pero hay algo
    que explicar no puedo,
    que al par nos infunde
    repugnacia y duelo,
    al dejar tan tristes,
    tan solos los muertos!”

La semana pasada ya os introduje mínimamente el concepto “escepticismo” y como podréis imaginar va en contra de todos los juicios establecidos. No para de preguntar, no deja de cuestionar el mundo y por encima de todo no cae en dogmatismos.

Francisco Sánchez fue uno de esos primeros escépticos que se comenzó a plantear el modo de conocimiento antiguo. A este gran escritor lo situamos a mediados del siglo XVI y principios del XVII, siendo un gran pilar de la filosofía posterior. Su obra es estudiada como un texto de iniciación para entender mejor eso que llamamos filosofía “moderna”.

Sin más os dejo aquí una parte del prólogo a su obra titulada

“Quod nihil scitur” (Que nada se sabe):

    “Es innato al hombre querer saber; a pocos les fue concedido saber querer; a menos, saber. Y a mí no me cupo suerte distinta a la de los demás. Desde la infancia, entregado a la contemplación de la Naturaleza, indagaba todo minuciosamente. Y aunque al principio el ávido deseo de saber se contentara de alguna manera con cualquier alimento que se le ofreciese, poco tiempo después, sin embargo, fue presa de indigestión y empezó a vomitar todo. Ya entonces buscaba yo qué podría darle que no sólo lo recibiese bien, sino incluso que le aprovechara del todo, pero nadie había que colmara mi deseo. Daba vueltas a los dichos de los antiguos, tanteaba el sentir de los presentes: respondían lo mismo; mas, que me diera satisfacción, absolutamente nada.

    Ciertas sombras de verdad confieso que me ofrecían algunos, pero no encontré a ninguno que manifestase sincera y absolutamente lo que se ha de juzgar de las cosas. En consecuencia, retorné a mí mismo, y poniendo todo en duda como si nadie hubiera dicho nada jamás, comencé a examinar las cosas mismas, que es el verdadero saber. Analizaba hasta alcanzar los principios últimos. Haciendo de ello el inicio de la contemplación, cuanto más pienso más dudo; nada puedo abarcar perfectamente. Desespero. Pero persisto. Más aún. Acudo a los doctores para requerir de ellos ávidamente la verdad. Y ellos ¿qué? Cada uno se construye una ciencia a partir de fantasías, bien ajenas, bien propias. De ésta infieren otras, y de éstas a su vez otras, sin tomar en consideración para nada a las cosas, hasta desarrollar un laberinto de palabras sin fundamento alguno de verdad. A partir de ello, en definitiva, no vas a entender las cosas naturales, sino que vas a aprender una maraña de nuevas cosas y ficciones que no hay mente capaz de entender. Pues ¿quién va a entender lo que no existe?”

AMOR Y PENSAMIENTO, MATY…

Como ya muchos sabéis, todos los miércoles tenemos entrada musical, y hoy no podía ser menos.

Últimamente no puedo parar de sonreír y de recordar tiempos pasados que fueron peores; no puedo parar de mirarme dónde estoy ahora y lo que he conseguido. Estoy viviendo mi vida tal y como quiero hacerla y con la gente con la que quiero hacerla (algo sumamente importante). Muchos podrán haberse quedado en el camino (estés donde estés Chuso… siempre en mi memoria), pero de todos y de cada uno tengo algo. Me doy cuenta con gestos, palabras, frases hechas y demás cosas que de una manera u otra me evocan a tiempos pasados y a momentos imborrables.

Hoy soy quien quiero ser, y soy como quiero ser. De ahí que esta canción os la dedique a todos y cada uno para que recordéis que tenemos que vivir acorde a lo que queremos y que no permitamos que nadie nos despierte de ese sueño:

Amor y Pensamiento, Maty…

    Esta es mi vida,
    no es lo que era antes,
    de compartir todos estos sentimientos.

    Y estos son mis sueños,
    que nunca he vivido antes,
    que alguien me pellizque
    porque debo estar soñando…

    AHORA QUE ESTAMOS AQUÍ,
    TAN LEJOS,
    TODA LA LUCHA QUE PENSAMOS ERA EN VANO…

    Y TODOS LOS ERRORES,
    QUE TUVE EN MI VIDA,
    FINALMENTE ESTÁN COMENZANDO A IRSE…

    AHORA QUE ESTAMOS AQUÍ,
    TAN LEJOS,
    AHORA SIENTO QUE PUEDO PLANTARLE CARA A LA VIDA…

    PUEDO PERDONAR,
    NO TENGO VERGÜENZA,
    DE SER LA PERSONA QUE SOY A DÍA DE HOY…

    Y estas son las palabras,
    que nunca he dicho antes:
    “Creo que me está yendo bien”.

    Y esta es la sonrisa,
    que nunca he mostrado antes,
    que alguien me pellizque
    porque debo estar soñando…

    AHORA QUE ESTAMOS AQUÍ,
    TAN LEJOS,
    TODA LA LUCHA QUE PENSAMOS ERA EN VANO…

    Y TODOS LOS ERRORES,
    QUE TUVE EN MI VIDA,
    FINALMENTE ESTÁN COMENZANDO A IRSE…

    AHORA QUE ESTAMOS AQUÍ,
    TAN LEJOS,
    AHORA SIENTO QUE PUEDO PLANTARLE CARA A LA VIDA…

    PUEDO PERDONAR,
    NO TENGO VERGÜENZA,
    DE SER LA PERSONA QUE SOY A DÍA DE HOY…

    ¡Tengo tanto miedo de despertar!
    ¡Por favor no me sacudas!
    ¡Tengo miedo de despertar!
    ¡Por favor no me sacudas!

    AHORA QUE ESTAMOS AQUÍ,
    TAN LEJOS,
    TODA LA LUCHA QUE PENSAMOS ERA EN VANO…

    Y TODOS LOS ERRORES,
    QUE TUVE EN MI VIDA,
    FINALMENTE ESTÁN COMENZANDO A IRSE…

    AHORA QUE ESTAMOS AQUÍ,
    TAN LEJOS,
    AHORA SIENTO QUE PUEDO PLANTARLE CARA A LA VIDA…

    PUEDO PERDONAR,
    NO TENGO VERGÜENZA,
    DE SER LA PERSONA QUE SOY A DÍA DE HOY…

Hace unos días mi compañera de aventuras, historias y momentos inolvidables me mandaba un correo diciéndome:¡qué gran verdad y qué triste es! A continuación me puse a leer el poema que me había enviado y una sensación de tristeza invadió todo mi ser.

No sabía si sonreír por lo que me acordaba de aquella época o llorar por la mentira en que se ha convertido esta educación de la que ciertas personas se sienten orgullosas. Ya no se respeta lo más mínimo ni a los estudios ni a los estudiosos, ¿dónde quedo ese interactuar con un libro o esa conversación sobre un tema de actualidad? Ahora es más fácil encontrar a un joven de 15 años en un parque bebiendo hasta el coma etílico que en una biblioteca.

Os dejo esta interesante reflexión en forma de poema que se titula:

“Romance de la E.S.O.”

      Dicen que va en retroceso
      la enseñanza de la E.S .O.

      Comprobarlo un padre quiso
      y asaltó, sin previo aviso,
      a su hija de quince años,
      que, con modales huraños,
      con evidente impaciencia,
      con tono de displicencia
      y prostibulario atuendo,
      así le fue respondiendo:

      -¿Cuándo vivió Alfonso Sexto?
      -No está en mi libro de texto.
      -¿Y está Felipe Segundo?
      -A ese siempre lo confundo…
      -¿Y doña Juana la Loca ?
      -En este curso no toca.
      -Di algún monarca absoluto.
      -No se da eso en mi instituto.
      -¿Y cuándo se perdió Cuba?
      -Esta… ¡tiene mala uva!
      -Pues di un pintor español.
      -Eso no entra en el control.
      -¿No sabes quién fue Picasso?
      -No. De esas cosas, yo paso.
      -¿Cuándo acabó la Edad Media ?
      -Pues vendrá en la Enciclopedia.
      -¿Y las Navas de Tolosa?
      -¡Me preguntas cada cosa…!
      -¿Y qué fue la Reconquista ?
      -Si me dieras una pista…
      -¿A qué equivalen mil gramos?
      -¡Pero si eso no lo damos!
      -¿Qué son los números primos?
      -Eso tampoco lo dimos.
      -¿La ecuación de primer grado?
      -Pues tampoco la hemos dado.
      -¿Y sabes mucho Latín?
      -¡Lo dices con retintín…!
      -Y tampoco darás Griego
      -Se escribe raro, me niego.
      -¿Quién fue Ortega y Gasset?
      -Lo miraré en internet.
      -¿No estudias Filosofía?
      -¿Para qué me serviría?
      -¿Y has dado Literatura?
      -No sé… No estoy segura.
      -¿Quién compuso ‘ la Odisea’ ?
      -No tengo ni zorra idea.
      -¿En qué obra sale Calixto?
      -No, papá, eso no lo he visto.
      -¿Y Gonzalo de Berceo?
      -No viene en el libro, creo.
      -¿Y Calderón de la Barca ?
      -¡Huy, papi, no me seas carca!
      -¿Clarín, Baroja, Unamuno…?
      -Pues no me suena ninguno.
      -¿Algún autor del Barroco?
      -De eso sé bastante poco.
      -¿Quién fue el “Manco de Lepanto”?
      -Papá, no preguntes tanto.
      -Pero, ¿no leéis a Cervantes?
      -¡A ese lo leerías antes…!
      -Lo tuyo, hija, es deplorable…
      -Pues he sacado notable
      -Y de Ciencias, ¿sabes algo?.
      -Me voy, que esta noche salgo.
      -Pero, entonces, tú ¿qué sabes?
      -¡No me esperéis; tengo llaves!
      Y el padre quedó perplejo:
      al mirarse en el espejo
      se notó cara de idiota.
      Musitó una palabrota
      y fue a meterse en la cama.
      Así acaba este epigrama.

      NOTA.
      Y es que se trata de eso,
      que cuando acaba el proceso,
      con la excusa del progreso,
      se les ha sorbido el seso.

En estos últimos días estoy aprendiendo mucho sobre filosofía moderna y es realmente interesante cómo algunas concepciones que yo tenía de antes, algunas ideas preconcebidas se me están desmoronando a medida que pasan los días. Una de ellas era que la “edad moderna” comenzaba en el siglo XVIII. Pues resulta que comenzó dos siglos antes y curiosamente sus inicios fueron turbulentos, ya que se proponía romper con el antiguo sistema basado en la religión y la superstición y que ponía a Dios como causa de todas las cosas. En el texto que os presento a continuación se nos habla de plantearnos las cosas más seriamente sin tener miedo a condenas o represiones. Ser dueños de nuestro pensamiento sin interferencias que nos coarten nuestra libertad, que es de hecho propia de los seres humanos modernos.

De esta manera nos encontramos con el escepticismo y más concretamente con Michel de Montaigne: el creador del género literario que hoy conocemos como ensayo. Aquí os dejo un fragmento de su obra “Ensayos” y en concreto de su capítulo número XII del Libro II: “Apología de Raimundo de Sabunde”.

Amor y Pensamiento, Maty…

    “Consideremos, pues, por un momento, al hombre solo, sin socorro ajeno, armado únicamente con sus armas, y desprovisto de la gracia y el conocimiento divino que constituyen todo su honor, su fuerza y el fundamento de su ser. Veamos cuánta constancia tiene con semejante aparejo. Demuéstreme mediante esfuerzo de su razonamiento sobre qué bases ha erigido esa gran superioridad que cree tener sobre las demás criaturas. ¿Quién le ha convencido de que ese formidable movimiento de la bóveda celeste, la eterna luz de esas antorchas que giran con tanto orgullos sobre su cabeza, la espantosa agitación de ese mar infinito, han sido establecidos y permanecen durante tantos siglos en beneficio y servicio suyo? ¿Se puede concebir algo más ridículo que esta insignificante criatura que no es dueña ni de sí misma, expuesta a los ataques de todas las cosas, se diga dueña y señora del universo del que no puede conocer ni una mínima parte, y menos aún mandar sobre él? ¿Y ese privilegio que se atribuye de ser el único ser en este gran edificio que tenga la capacidad de reconocer su belleza y sus partes, el único que pueda dar gracias por ello al arquitecto y llevar la cuenta de los ingresos y gastos del mundo, quién se lo ha concedido? Muéstrenos el título de tan grande y hermoso cargo.
    (…) Es la presunción nuestra enfermedad natural y original. El hombre es la criatura más calamitosa y frágil de todas, y al mismo tiempo, la más orgullosa. Se siente y se ve colocada aquí, entre el lodo y el excremento del mundo, ligada y clavada a la parte peor, más muerta y vil del universo, en el nivel más bajo de la morada y el más alejado de la bóveda celeste, con los animales de la peor condición de los tres; y se coloca con la imaginación por encima del círculo de la luna poniendo el cielo a sus pies. Es por la vanidad de esa misma imaginación por lo que se iguala a Dios, se atribuye cualidades divinas, se elige a sí mismo y se separa de la multitud de las demás criaturas, divide las raciones para los animales, sus congéneres y compañeros, y les reparte la porción de sus facultades y de fuerzas que mejor le parece. ¿Cómo conoce, mediante el esfuerzo de su inteligencia, los movimientos internos y secretos de los animales? ¿De qué comparación entre ellos y nosotros deduce la necedad que les atribuye?

      Cuándo juego con mi gata, ¿quién sabe si no me utiliza ella para pasar un rato más que yo a ella?


“Me ha gustado más la banda sonora de la película que la película misma”.

Cuántas veces habremos escuchado esto a la salida de un cine. Ciertamente muchas, y hay casos en los que no sabemos la película, pero sí la melodia principal de esa película.

El mes pasado hablaba con algunos amigos cinéfilos y muchos me decían: “es curioso pero la música me ha transmitido más que la película”; les pregunté de qué película estaban discutiendo porque me entró la curiosidad, y me confesaron que habían visto el film francés:

” Le fabuleux destin d’Amélie Poulain”.

No sé que tiene esta película que cada vez que la veo descubro algo nuevo. Para mí es una OBRA DE ARTE digna de ser proyectada una y otra vez en los mejores cines del mundo. Pero ya os digo que esto es una opinión mía, y sobre todo cuando la gente me pregunta por este tipo de películas yo insisto mucho en la idea de visualizarlas en Versión Original (ya sea con o sin subtítulos).

Soy de la idea de que una película transmite mucho más cuando la ves en el idioma en que se ha realizado. Con la producción francesa Amélie pasa exactamente lo que os describo. He visto la película muchas veces y una de ellas en español y realmente me decepcionó, había cosas que se perdían de la original (obviamente).

Pero bueno, más allá de este “gran problema”, hoy os quiero dar a escuchar a la persona que hizo posible que la banda sonora de Amélie llegara a millones de corazones en momentos muy emotivos de la película en sí y que más allá del doblaje nos emocionó (sí, yo incluido); el músico francés: Yann Tiersen

¿Qué os parece; la banda sonora puede ser la diferencia entre una película mediocre y una obra maestra? Ya os digo que para mi, sí.

AMOR Y PENSAMIENTO, MATY…

Como ya muchos sabéis, estudio filosofía en la Universidad Complutense y, obviamente, los libros de autores, son la base de nuestra pirámide de conocimiento. Por esta razón, que en un principio puede resultar banal para aquel que no esté acostumbrado a leer autores no conocidos, quiero conceder un papel relevante a esos autores que, por culpa de la tradición, hemos desterrado a un estado en el que sólo existen “los conocidos” y autores como ellos quedan en un segundo plano. Probablemente a Milan Kundera le conozcan un reducido número de lectores que formamos este blog (yo me incluyo como lector), pero os aseguro que no os arrepentiréis de leer a este profesor y escritor checo.
Ciertamente como escritor de novela es muy complicado de seguir y de leer, pero como ensayista es simplemente magnífico. Por ello os dejo aquí un fragmento de un ensayo suyo del año 1986 y que se titula:

“EL ARTE DE LA NOVELA” y más concretamente la Primera parte: “La desprestigiada herencia de Cervantes”.

“Don Quijote partió hacia un mundo que se abría ampliamente ante él. Podía entrar en él con entera libertad y regresar a casa cuando lo deseara. Las primeras novelas europeas son viajes por el mundo, que parece ilimitado. El comienzo de “Jaques el fatalista” de Diderot sorprende a los dos protagonistas en medio del camino; se desconoce de dónde vienen ni adónde van. Se encuentran en un tiempo en que no hay principio ni fin, en un espacio que no conoce fronteras, en una Europa para la cual el porvenir nunca se puede acabar.

Medio siglo después de Diderot, en la obra de Balzac, el horizonte lejano ha desaparecido como un paisaje detrás de esas construcciones modernas que son las instituciones sociales: la policía, la justitica, el mundo de las finanzas y del crimen, el ejército, el Estado. El tiempo de Balzac ya no conoce la feliz ociosidad de Cervantes o Diderot. Se había embarcado ya en el tren que llamamos Historia. Es fácil subirse a él, pero es difícil apearse. Sin embargo, este tren aún no tiene nada de espantoso, incluso tiene encanto; promete aventuras a todos los pasajeros y con ellas el bastón de mariscal.

Más tarde aún, para Emma Bovary, el horizonte se estrecha hasta tal punto que parece un cerco. Las aventuras se encuentran al otro lado y la nostalgia es insoportable. En el aburrimiento de la cotidianidad, adquieren importancia sueños y ensoñaciones. El infinito perdido del mundo exterior es reemplazado por lo infinito del alma. La gran ilusión de la unicidad irreemplazable del individuo, una de las más bellas ilusiones europeas, se desvanece.

Pero el sueño sobre lo infinito del alma pierde su magia en el momento en que la Historia, o lo que ha quedado de ella, fuerza sobrehumana de una sociedad omnipotente, se apodera del hombre. Ya no le promete el bastón del mariscal, apenas le promete un puesto de agrimensor (el que mide áreas y superficies). Un hombre ya no puede soñar como en su tiempo soñaba Emma Bovary, la trampa de la situación es demasiado terrible y absorbe como un aspirador todos sus pensamientos: sólo puede pensar en su proceso, en su puesto de agrimensor. Lo infinito del alma, si lo tiene, ha pasado a ser un apéndice casi inútil del hombre.

El camino de la novela se dibuja como una historia paralela de la Edad Moderna. Si me doy la vuelta para abarcarlo con la mirada, se me antoja extrañamente corto y cerrado. ¿No es el propio Don Quijote quien, después de tres siglos de viaje, vuelve a su aldea transformado en agrimensor? Se había ido, antaño, a elegir sus aventuras, y ahora, en esa aldea bajo el castillo ya no tiene elección, la aventura le es ordenada: un desdichado contencioso con la administración derivado de un error en su expediente. Después de tres siglos, ¿ qué ha ocurrido pues con la aventura, ese primer gran tema de la novela? ¿acaso ha pasado a ser su propia parodia? ¿qué significa esto? ¿que el camino de la novela se cierra con una paradoja?”

AMOR Y PENSAMIENTO, MATY…

Hace unos días escuché en la radio una noticia que me dejó completamente hundido: “la banda de rock new age R.E.M. se separan”.

Me provocó una sensación muy peculiar (una mezcla de nostalgia, vacío y tristeza) porque si bien no tuve mucho tiempo para escuchar sus canciones ya que sólo llevaba dos años conociéndoles, lo que escuché de ellos realmente me conmovió y me llevó a escuchar más y más canciones suyas que luego llegaron a ser parte de mi repertorio habitual a la hora de escuchar música. Tienen algo particular a la hora de tocar, transmiten sensaciones, viven las canciones que tocan…

Sus letras no sólo hablan de momentos y situaciones, hablan de emociones que en algunas ocasiones sólo se pueden expresar gritando (como la semana pasada con la canción Passive de “A Perfect Circle”), llorando, o simplemente sonriendo.

La canción que os doy a escuchar hoy es “Everybody Hurts”(en directo), lo que se vendría a traducir como “Todo el mundo sufre”; así que ya vais viendo por dónde van los tiros hoy. Esta canción puede que no os transmita nada si no os sentís identificados pero yo estoy convencido de que el 80% de nosotros sí que hemos vivido un momento como el que se nos describe.

Yo siempre propongo escuchar canciones con los ojos cerrados, primero leed la letra una vez y la segunda cerrad los ojos e introduciros en ese mundo propio de R.E.M.

Este es mi pequeño homenaje a un grupo que ha marcado una época para una gran cantidad de personas que buscaban en una canción algo más que unos acordes y una letra organizados de una manera armonizada, buscaban sentirse identificados pero sobre todo escuchados.

Amor y Pensamiento, Maty…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: